UNA TARDE IRRESPETUOSA

 por Carol Bermúdez (Con la Camiseta Puesta)

 

 El pasado 30 de enero se jugó la final de la Copa Libertadores, un evento en el que se suponía que los protagonistas eran Palmeiras y Santos, los dos equipos finalistas y su juego, lamentablemente, fue lo que menos se presenció en esta edición.

Desde la semana pasada cuando anunciaron la fecha y hora de la final, vi con asombro cómo la transmisión iba a comenzar sólo media hora antes del pitazo inicial, y hablo de asombro porque estos canales deportivos ya nos tienen acostumbrados a largas transmisiones en las que muestran pormenores de cada uno de los equipos y sus hinchadas, aunque imaginé que por la situación en la que se encuentra el mundo a causa de la pandemia, había sido imposible realizar lo acostumbrado.

Dos y treinta de la tarde, hora colombiana, enciendo mi televisor y sintonizo ESPN, canal dueño de los derechos de transmisión para toda Latinoamérica (excepto Brasil). Los encargados de la misma eran Mariano Closs y Diego Latorre, una dupla de mi agrado. Saludan y lo primero que escucho es a Closs decir que los que deberían estar en la final deberían ser los equipos argentinos, River Plate y Boca Juniors, digamos que entendí el comentario viniendo de un periodista argentino y además hincha de uno de estos dos equipos.

 

 

Continúa la mini previa y me llama la atención el poco entusiasmo y falta de actitud que le están ofreciendo a los espectadores de la final, esta pareja. Era impresionante como parecía que no hubieran preparado el partido, cómo se notaba que querían estar haciendo cualquier otra actividad menos estar en esa transmisión, y mis sospechas se aclaran, pues minutos antes del inicio del partido, Closs dice: “Esta no es la final que quisiéramos, pero es la que nos toca”, después de ese comentario supe que los siguientes 90 minutos iban a ser una tortura.

Para mi tristeza, como amante del fútbol y admiradora del trabajo de esta dupla, ni la actitud, ni los comentarios cambiaron durante todo el partido, la mención a los equipos argentinos fue constante como también lo fue el desmerecimiento total del camino que recorrieron los dos equipos brasileros para llegar a disputar la final.

También te puede interesar: «¿Se juega o no se juega?»

Honrando a la verdad, el fútbol que mostraron los finalistas fue muy pobre, por no decir aburrido, y sin temor a equivocarme, diría que es probable, que algunos fanáticos de Palmeiras y Santos se hayan dormido por intervalos de tiempo durante el encuentro. Si, así fue el nivel, lo que no justifica en absoluto, los comentarios y comportamientos de Closs y Latorre, que mencioné anteriormente.

Lo cierto es que esta final no sólo quedó en la historia por ser disputada en medio de una pandemia global, sino que también se presenció una Libertadores donde se jugó con un nivel de fútbol muy escaso, lejos del “jogo bonito”. Y además, para cerrar con broche de oro, se pudo evidenciar el poco profesionalismo con el que trabajaron esta tarde los periodistas argentinos, mostrando una clara falta de respeto, tanto para los hinchas de los equipos finalistas como para los amantes del fútbol sudamericano y seguidores de la Copa Libertadores.

Ojalá que algún día se den cuenta que hay un mundo fuera del fútbol argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías:

Otras Entradas:

lady andrade carolin apineda

LA VIOLENCIA NO ES SOLO EN LAS TRIBUNAS

Sigue la violencia en los estadios de Colombia, aunque esta vez fue de una jugadora profesional de fútbol en el mismo campo de juego. El cinismo mediático calla porque a los medios no les gusta aquellas verdades que dañen el negocio.

Leer mas »

LA DEBACLE DE RENDIMIENTO EN EL DEPORTIVO PEREIRA

Hace poco el Deportivo Pereira inició una nueva campaña, un nuevo semestre de la cual se esperaban buenos resultados, por lo menos un reflejo a lo que fue el desenlace de la Liga 2021-I, pero lastimosamente, no se han cumplido las expectativas…

Leer mas »